top of page
Buscar

¿Quieres una familia más saludable? Intente decir "no" con más frecuencia

No podemos hacerlo todo y estamos dañando nuestra salud mental al tratar de equilibrar las exigencias de nuestras vidas ocupadas.


La vida puede ser ocupada y abrumadora para casi todos los miembros de la familia. Muchos padres y cuidadores, ya sean solteros o en pareja, se encuentran haciendo malabarismos con el trabajo de tiempo completo (¡o más!) fuera del hogar, además de gestionar las relaciones y cuidar de sus familias. No es de extrañar 1 de cada 4 estadounidenses afirma que está tan estresado que no puede funcionar.

Los niños y adolescentes no son inmunes al estrés de la sobrecarga de horarios. Además de las exigencias del trabajo escolar, los niños y adolescentes están más ocupados que nunca con actividades extraescolares, deportes, voluntariado y buscando momentos críticos para socializar con amigos. Algunos niños pueden tener una agenda apretada por temor a ser excluidos de sus compañeros, mientras que muchos adolescentes se sienten presionados a acumular sus agendas para impresionar a las universidades potenciales. Además de eso, muchos padres desean mantener a sus hijos productivos y brindarles experiencias enriquecedoras. Si bien todas las partes pueden tener buenas intenciones, esto deja el calendario de todos a punto de estallar.


Las encuestas muestran que nuestros niños están estresados

Encontrar el equilibrio adecuado entre las obligaciones externas y una vida familiar saludable es más importante que nunca. Si bien mantener a los niños ocupados puede tener algunos beneficios, los horarios constantemente agitados pueden tener graves consecuencias para la salud mental tanto de los padres como de los niños. Las encuestas en algunas ciudades del suroeste de Connecticut muestran que 27,1 % de los jóvenes en los grados 7 a 12 refirieron sentir ansiedad en el último año “casi siempre” y 27,4% siente que su ansiedad les dificulta la vida “casi todo el tiempo”. Cuando se les pregunta cuál es la fuente de este estrés o preocupación, la mayoría adolescentes en los grados 7 a 12 informaron que se debe a planes académicos y posteriores a la escuela secundaria. El estrés de los compañeros también es una gran preocupación para los estudiantes de secundaria, mientras que los horarios sobrecargados causan preocupación adicional para los estudiantes de secundaria. Los jóvenes de todos los grados con frecuencia admiten sentirse “mucho estrés” a partir de medidas de rendimiento académico y expectativas de los padres.


La desventaja de la sobreprogramación

El exceso de programación puede provocar estrés crónico, lo que puede afectar significativamente la salud mental. Sin un equilibrio adecuado entre el trabajo y la vida personal, los padres y los niños pueden experimentar agotamiento, agotamiento y sentirse desconectados de la vida social y familiar. Estar ocupado puede llevar a sentir:

  • Ansioso

  • Estresado

  • Abrumado

  • Inadecuado

  • Triste

  • Frustrado/Enojado

  • Solitario

  • Sin esperanza

  • Incompetente

  • Culpable

El exceso de programación afecta no solo la salud mental sino también la autoestima, especialmente en el caso de los niños que tal vez ya estén luchando con su propia imagen. Puede parecer una decepción cuando los padres o los hijos no pueden completar tareas o cumplir con sus obligaciones. Hay también otras desventajas de programar demasiado a los niños, incluida la falta de dominio y concentración, los atributos que la mayoría de las universidades buscan en un solicitante.


Reconocer señales de advertencia

Entonces, ¿qué puedes hacer para frenar el estrés? Aprender a identificar el estrés tanto en usted como en sus hijos es el primer paso. El estrés puede afectar su cuerpo, estado de ánimo y comportamiento. En adultos puede tener síntomas físicos como:

  • Dolores de cabeza

  • Dolor muscular

  • Fatiga

  • Problemas para dormir.

  • Aumento de la ansiedad,

  • Aumento de la irritabilidad/ira u otros cambios de humor

  • Falta de motivación y concentración

También puede notar un aumento en hábitos poco saludables, como comer en exceso, uso nuevo o mayor de sustancias, retraimiento social o incluso arrebatos de ira.


Para niños y adolescentes, busque signos específicos de estrés según la edad. Los niños que están estresados debido al exceso de horarios pueden sentirse más cansados, deprimidos o ansiosos, quejarse de dolores de cabeza y de estómago y retrasarse en la escuela, lo que resulta en un bajada de calificaciones. Recuerde, cada persona, ya sea adulto o niño, es diferente y puede experimentar el estrés de manera diferente.



Cómo encontrar el equilibrio

Una vez que haya identificado el estrés en su vida, el siguiente paso es comenzar a pensar en cómo manejará su agenda sobrecargada para minimizar el estrés. Encontrar ese equilibrio entre las responsabilidades laborales y domésticas es fundamental para padres y cuidadores. Establecer límites estrictos entre el trabajo y la vida familiar es un excelente punto de partida. Encuentre formas de hacer que el trabajo sea menos estresante con una mejor gestión del tiempo y una buena comunicación con su jefe y compañeros de trabajo, lo que puede ayudarle a establecer los límites sólidos que necesita. Si trabaja desde casa, establezca reglas definidas con su hogar sobre sus horas de trabajo, cómo pueden comunicarse con usted durante ese tiempo y qué puede hacer de manera realista, si es que puede hacer algo, en la casa durante la jornada laboral. Trabajar con su pareja para coordinar las actividades del hogar, especialmente aquellas que involucran a los niños, puede ayudarlo a administrar su horario.


Cosas prácticas que puedes hacer para aliviar el estrés:

  • Ten reuniones semanales con tu familia para delinear los planes de la semana

  • Plan de alimentación/preparación para la semana con antelación

  • Busque apoyo adicional cuando sea necesario (llame a un amigo, vecino, familiar o niñera). Manténgase activo con ejercicio, incluso si es algo simple como un paseo matutino con el perro o una carrera nocturna

  • Hacer tiempo para pasatiempos y amigos

  • trata bien a tu cuerpo con alimentos saludables y buen sueño

Algunos niños (y padres) pueden realizar más actividades y compromisos que otros. La regla de oro para padres e hijos es no comprometerse demasiado. Comprender a tus hijos y sus límites, cualesquiera que sean, te ayudará a orientar mejor sus horarios. A continuación se ofrecen algunos consejos útiles:


No olvide que cuando usted está estresado y preocupado, es probable que sus hijos sientan lo mismo. Practicar hábitos saludables para reducir el estrés en tu vida te permitirá ayudar a tus hijos a gestionar mejor su estrés. Esto contribuirá en gran medida a lograr un equilibrio saludable en la vida familiar.

1 visualización

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page