top of page
Buscar

¿Su lugar de trabajo está perjudicando su salud mental?


Cuando el mundo se cerró con Covid y el trabajo remoto se convirtió en la norma, muchas personas probaron una vida diferente. Aunque en general fue un momento estresante, no tuvieron que lidiar con la carrera diaria de ratas. Los largos viajes al trabajo y los chismes sobre enfriadores de agua desaparecieron. Las familias volvieron a cenar juntas. La gente descubrió pasatiempos. Como resultado, hemos llegado a un punto en el que la gente quiere más de la vida que sentir que simplemente está sobreviviendo. Dado que pasamos la mayor parte de nuestra vida adulta en el lugar de trabajo, los empleados exigen un entorno más saludable que respalde la salud y el bienestar mental.


La salud mental en el lugar de trabajo es un aspecto crítico y cada vez más reconocido del bienestar y la productividad general de los empleados. Los empleadores tienen la responsabilidad de crear un entorno laboral que apoye y promueva la salud mental. Marcar el tono y ser líderes en un cambio hacia adelante.


  • El 76% de los trabajadores estadounidenses informaron al menos un síntoma de una condición de salud mental

  • El 84% de los encuestados dijo que las condiciones de su lugar de trabajo habían contribuido a al menos un problema de salud mental

  • El 81 % de los trabajadores informaron que buscarán lugares de trabajo que respalden la salud mental en el futuro.


Factores que afectan la salud mental de los empleados

Todos sabemos que el trabajo puede ser estresante a veces, pero ¿dónde está la línea entre el estrés laboral cotidiano y un entorno tóxico que conduce a malas condiciones de salud mental? ¿Y simplemente necesitamos reevaluar nuestra idea de “estrés laboral normal”?

El La Organización Mundial de la Salud dice que los siguientes son los principales riesgos para la salud mental en el trabajo:

  • Infrautilización de habilidades o falta de cualificación para el trabajo

  • Cargas de trabajo o ritmo de trabajo excesivos, falta de personal

  • Horarios largos, antisociales o inflexibles

  • Falta de control sobre el diseño del trabajo o la carga de trabajo

  • Condiciones físicas de trabajo inseguras o deficientes

  • Cultura organizacional que permite comportamientos negativos

  • Apoyo limitado de colegas o supervisión autoritaria

  • Violencia, acoso o bullying

  • Discriminación y exclusión

  • Rol laboral poco claro

  • Promoción insuficiente o excesiva

  • Inseguridad laboral, salario inadecuado o mala inversión en el desarrollo profesional

  • Demandas conflictivas entre el hogar y el trabajo


Romper el estigma

Los estudios muestran que cuanto más abiertos sean los empleados sobre sus problemas de salud mental, más probabilidades tendrán de recibir atención. La atención adecuada no sólo es buena a nivel personal sino también crucial para dirigir una empresa exitosa.

Más del 80 por ciento de los trabajadores que reciben atención de salud mental dicen que son más eficaces y satisfechos en el trabajo.

Según el Centro para Salud mental en el lugar de trabajo, “es rentable. Cuando los empleados reciben un tratamiento eficaz para las enfermedades mentales, el resultado es menores costos médicos totales, mayor productividad, menor ausentismo y menores costos por discapacidad. La conclusión: invertir en una fuerza laboral mentalmente sana es bueno para los negocios”.


El cambio de narrativa comienza desde arriba. Quienes dirigen empresas deben sentirse cómodos con los problemas de salud mental, tomar la iniciativa para aprender y asegurarse de que quienes ocupan puestos de autoridad también estén informados. A partir de ahí, es hora de crear un entorno que muestre aceptación, conciencia y apoyo a estos temas.


Hombres, salud mental y la narrativa en torno a la masculinidad

La epidemia silenciosa que está empezando a encontrar voz son los problemas de salud mental entre los hombres. El principal factor que impide que los hombres busquen atención es el estigma y el papel cultural de la masculinidad. Si a esto le sumamos un lugar de trabajo sin apoyo y con alta presión, puede ser una receta para el desastre.


El suicidio es la segunda causa principal de muerte entre todos los estadounidenses de 25 a 34 años. Sin embargo, los hombres de todas las edades mueren por suicidio casi cuatro veces más que las mujeres, y los hombres blancos de todas las edades representan 69,68% de todos los suicidios.


Las tasas de suicidio entre hombres de 25 a 44 años han aumentado en los últimos años. Este rango de edad se corresponde con el momento en que hombres y mujeres suelen experimentar acontecimientos importantes de la vida, como el matrimonio y la paternidad, mientras trabajan duro para demostrar su valía profesional.

Además del suicidio, los hombres también tienen tasas más altas tasas de abuso de sustancias que las mujeres. Cuando a los hombres ya les resulta difícil buscar ayuda, trabajar en un ambiente tóxico sólo empeora la situación.


Estas estadísticas son preocupantes porque refuerzan la noción de que los hombres tienen menos probabilidades de buscar ayuda y más probabilidades que las mujeres de adoptar comportamientos peligrosos y poco saludables. Debemos seguir normalizando la conversación sobre salud mental entre los hombres y hacerles saber que buscar ayuda cuando sea necesario es una señal de fortaleza.


Identificación de un lugar de trabajo tóxico

¿Cómo saber si su lugar de trabajo está tóxico? Pueden ser hostiles, irrespetuosos, camarillas, discriminatorios y, con frecuencia, tener un desequilibrio de poder significativo. El EE.UU. El cirujano general advirtió que los lugares de trabajo tóxicos afectan la salud física y mental de los trabajadores.


Un un estudio encontró que los entornos laborales tóxicos tienen alguna combinación de estas características:


  • Estrés excesivo: los empleados experimentan constantemente altos niveles de estrés debido a cargas de trabajo poco realistas, plazos ajustados o falta de recursos y apoyo.

  • Falta de equilibrio entre la vida personal y laboral: se pone poco énfasis en el equilibrio entre la vida personal y laboral, lo que da como resultado una sensación de exceso de trabajo constante y de incapacidad para recargar energías fuera del trabajo.

  • Mala comunicación: las fallas en la comunicación entre los empleados crean expectativas poco claras, falta de transparencia y mala retroalimentación.

  • Intimidación y Acoso: Un ambiente de intimidación, acoso o discriminación abierta o sutil. Esta atmósfera puede incluir abuso verbal, exclusión o trato injusto. A menudo se les ignora, pero otros defienden el comportamiento porque el empleado o compañero de trabajo “no soporta una broma”.

  • Falta de confianza: Los empleados no confían en sus compañeros de trabajo ni en sus superiores. Una cultura de secretismo, de echar culpas o una mentalidad "despiadada" socava la confianza. No hay formación de equipo ni moral real.

  • Microgestión: Los supervisores monitorean y controlan excesivamente el trabajo de los empleados, dejando poco espacio para la autonomía y la creatividad.

  • Favoritismo: los gerentes muestran un trato preferencial a empleados específicos, lo que genera resentimiento y una sensación de injusticia entre el personal.

  • Alta rotación: una tasa de rotación constantemente alta sugiere que los empleados abandonan la organización debido a la insatisfacción o a un ambiente de trabajo tóxico.

  • Ausentismo y agotamiento: los empleados frecuentemente pueden reportarse enfermos o tomarse tiempo libre debido a enfermedades relacionadas con el estrés. El agotamiento, caracterizado por agotamiento emocional y productividad reducida, es común.

  • Chismes y rumores negativos: Existe una cultura de chismes y difusión de rumores sobre los colegas, lo que crea una atmósfera hostil y divisiva.

  • Violaciones de privacidad: La gerencia comparte información personal o inapropiada con otras personas que no pertenecen a la gerencia o menosprecia a otros gerentes ante los miembros del personal.

  • Liderazgo ineficaz: Liderazgo deficiente o falta de dirección. Los líderes pueden ser insensibles, insensibles o antagónicos ante las preocupaciones de los empleados o pueden dar un ejemplo negativo.

  • Resistencia al cambio: los empleados se resisten a los cambios, temen que empeoren los problemas existentes.

  • Falta de crecimiento profesional: las oportunidades de avance y desarrollo profesional son limitadas, lo que hace que los empleados se sientan estancados y despreciados. Las opciones de crecimiento rara vez o nunca se discuten.

  • Desigualdad y trato injusto: Los empleados perciben una falta de equidad en las promociones, el salario y el reconocimiento, creando una atmósfera de resentimiento y desmotivación.

  • Moral baja: Hay una sensación general de infelicidad, mal humor y cinismo entre los empleados.


Si experimenta los siguientes signos, su lugar de trabajo puede estar impactando negativamente su vida de manera preocupante:

  • Sentirse ansioso o deprimido: si constantemente te sientes ansioso o deprimido, especialmente durante las horas de trabajo o cuando piensas en el trabajo, esto podría indicar que tu lugar de trabajo está afectando tu salud mental.

  • Falta de motivación: si necesitas más motivación hacia tu trabajo o pospones las cosas constantemente, esto podría ser una señal de un problema.

  • Dificultad para concentrarte: Si te cuesta concentrarte o cometes más errores de lo habitual, esto podría ser una señal de que tu salud mental está afectada.

  • Cambios en los patrones de sueño: si tienes problemas para dormir o duermes más de lo habitual, esto podría ser un signo de estrés o ansiedad relacionado con tu trabajo.

  • Cambios en el apetito o el peso: Los cambios en los hábitos alimentarios o una pérdida o aumento de peso significativo también pueden ser una señal.

  • Sentirse irritable o enojado: si te sientes más irritable o enojado de lo habitual, especialmente hacia tus colegas o el trabajo, esto podría ser una señal de un problema.

  • Sentirse desapegado o desconectado: si te sientes desapegado de tu trabajo o de tus compañeros o sientes que no estás marcando una diferencia, esto podría ser una señal de que tu salud mental se está viendo afectada.

  • Síntomas físicos: Los dolores de cabeza frecuentes, los dolores de estómago o una sensación general de malestar también pueden ser signos de estrés o ansiedad relacionados con el trabajo.


Qué puedes hacer

Atravesar un lugar de trabajo tóxico puede ser desafiante y agotador, por lo que es esencial contar con herramientas que le ayuden a proteger su salud. A continuación se ofrecen algunos consejos:


  • Reconozca los signos de toxicidad: identifique qué hace que su lugar de trabajo sea tóxico.

  • Cuidado personal: Pon tu salud y tu paz en primer lugar. Concéntrese en actividades de cuidado personal fuera del trabajo. Fomente pasatiempos, haga ejercicio con regularidad, practique la atención plena y priorice un sueño reparador.

  • Establezca límites: establezca horas de trabajo y tiempo personal específicos. Abstenerse de llevarse trabajo a casa siempre que sea posible. Mantener los límites ayuda a evitar el agotamiento.

  • Busque apoyo: hable con personas en las que confía fuera del trabajo, como amigos, familiares o un terapeuta, sobre sus experiencias en el trabajo, lo que le ayudará a mantener el apoyo emocional y una perspectiva valiosa.

  • Documente incidentes: mantenga un registro de cualquier incidente o interacción tóxica, incluidas fechas, horas y personas involucradas. Esta documentación puede ser útil si decide abordar los problemas formalmente.

  • Manténgase profesional: Sea siempre profesional, incluso si los demás no lo son. Evite comportamientos negativos o chismes. Concéntrate en tu trabajo y en cómo te comportas.

  • Comunicación: Intente tener conversaciones abiertas y honestas con su supervisor o departamento de recursos humanos sobre sus inquietudes. Utilice declaraciones en primera persona para expresar cómo le afectan ciertos comportamientos.

  • Encuentre aliados: busque colegas con ideas afines que también puedan tener dificultades con el entorno laboral. Tener aliados puede brindar apoyo emocional y posibles defensores del cambio.

  • Desarrolle estrategias de afrontamiento: tenga un conjunto de herramientas de afrontamiento para afrontar el estrés. Las herramientas podrían incluir ejercicios de respiración profunda, meditación o técnicas de visualización para mantener la calma cuando te sientas estresado o desencadenado.

  • Explore otras oportunidades: comience a buscar otras oportunidades laborales o trayectorias profesionales si la toxicidad se vuelve insoportable. No deberías tener que poner en riesgo tu salud.

  • Protecciones legales: Familiarícese con las leyes laborales y las políticas de su lugar de trabajo. Si enfrenta acoso o discriminación, conozca sus derechos y considere buscar asesoramiento legal.

  • Busque EAP o servicios de asesoramiento: algunas empresas ofrecen programas de asistencia al empleado (EAP) que brindan asesoramiento y apoyo a los empleados que enfrentan estrés en el lugar de trabajo y problemas de salud mental.

  • Planifique una estrategia de salida: si el entorno tóxico persiste e impacta negativamente en su bienestar, comience a planificar una estrategia de salida. Las estrategias incluyen actualizar su currículum, establecer contactos y ahorrar dinero durante un período de transición.

  • Consulte a un profesional de salud mental: Si el lugar de trabajo tóxico está causando problemas importantes de salud mental, considere consultar a un profesional de salud mental para obtener orientación y apoyo.


La salud mental es una gran preocupación y prioridad para muchos, ¡y está bien hablar de ello! No sólo está bien, sino que es la forma en que comenzaremos a terminar con el estigma y lograremos avances positivos. Merecemos vivir una vida sana y feliz, y parte de la forma de hacerlo es crear una comunidad que pueda apoyarnos. Pasamos gran parte de nuestra vida en el trabajo y nuestra vida laboral afecta directamente nuestra vida personal y familiar. Una de las bases principales para el cambio o la atención comienza con las iniciativas y la concienciación en el lugar de trabajo. Hablar, compartir tu experiencia e iniciar la conversación está bien. Ayude a marcar el camino a seguir: dé el ejemplo y ayude a poner fin al estigma. Cada paso adelante cuenta y la defensa de la salud mental ayuda a salvar vidas.



Herramientas y recursos para particulares y empresas

2 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page