top of page
Buscar

Adultos mayores y salud mental

La depresión y la ansiedad no son una parte normal del envejecimiento.

Envejecer debe estar lleno de días relajantes con amigos y familiares. Sin embargo, para casi el 20% de los estadounidenses de 55 años o más, sus “años dorados” se ven empañados por problemas de salud mental, siendo los dos más comunes la depresión y la ansiedad. Los cambios importantes en la vida, como la jubilación o la pérdida del cónyuge, pueden provocar problemas de salud mental en algunas personas. Aunque las tasas de depresión y ansiedad aumentan a medida que las personas envejecen, no son una parte normal del envejecimiento y no se deben ignorar los síntomas.


La depresión no tratada a menudo conduce a angustia y sufrimiento innecesarios y a un deterioro de las funciones físicas, mentales y sociales. También puede tener un impacto negativo en los tratamientos médicos para otras enfermedades crónicas. Los estadounidenses mayores con depresión visitan al médico y a la sala de emergencias con más frecuencia, usan más medicamentos y permanecen más tiempo en el hospital que aquellos sin un trastorno depresivo. Casi el 50% de los adultos mayores con depresión también tienen ansiedad en la vejez; sin embargo, es posible que la ansiedad en este grupo de edad no se registre, ya que es mucho menos probable que los adultos mayores informen síntomas de un trastorno de salud mental.

Estigma generacional

Aproximadamente el 80% de todos los casos de depresión en adultos mayores son tratables, sin embargo, menos de la mitad de quienes la padecen buscan tratamiento. ¿Porqué es eso? Para muchos, la estigmatización social de un trastorno de salud mental es más dañina que el propio trastorno de salud mental. La base de este estigma se sentó en las décadas de 1960 y 1970, cuando destacados psicólogos esencialmente deslegitimaron muchos trastornos de salud mental. Las representaciones de personas con trastornos de salud mental en los medios de comunicación, el estado de las instituciones de salud mental en ese momento y una estructura de apoyo social inadecuada fomentaron esta estigmatización dañina. Estas actitudes afectaron desproporcionadamente tanto a la Generación Silenciosa como a las actitudes de los Baby Boomers hacia la atención de la salud mental.


¿Cómo sé si tengo ansiedad o depresión en la vejez?

La depresión es un trastorno de salud mental bastante común, a menudo caracterizado por tristeza o apatía. Sin embargo, estos no suelen ser los síntomas principales de los adultos mayores. La depresión en la vejez también puede causar:

  • Fatiga

  • Problemas para dormir

  • Irritabilidad

  • Confusión o problemas de atención, que pueden imitar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer


En general, si una persona tiene dificultades con su rutina y actividades diarias durante semanas seguidas, puede ser un signo de depresión.



Si bien la prevalencia de la ansiedad en los adultos mayores es comparable a la de otros grupos de edad, la ansiedad puede manifestarse de diferentes maneras según la edad de la persona. Los síntomas comunes de ansiedad en adultos mayores incluyen:

  • Fatiga

  • Dolores en el pecho

  • Dolores de cabeza

  • Tensión muscular

  • Dificultad para tragar

  • Temblando

  • Náuseas


Muchos de estos síntomas de ansiedad también son comunes en algunas afecciones cardíacas, por lo que es importante ser evaluado por un profesional médico.

Si está preocupado por usted o un ser querido, puede comenzar tomando un examen gratuito de salud mental. Luego comuníquese con su médico de atención primaria para discutir sus inquietudes. Pueden derivarlo a un proveedor de salud mental que se especialice en psiquiatría geriátrica. Esto es muy importante porque algunos medicamentos que se usan comúnmente pueden afectar a los adultos mayores de manera diferente. No olvide que simplemente hablar con amigos o familiares sobre los problemas de salud mental también puede tener un impacto positivo en la salud mental de una persona.


Atención de salud mental hoy

Afortunadamente, los problemas de salud mental ya no conllevan el mismo estigma que antes y el porcentaje de quienes reciben algún tipo de tratamiento de salud mental sigue aumentando. La conciencia sobre los problemas de salud mental continúa creciendo, lo que hace que sea mucho más fácil para las personas identificar y buscar tratamiento para sus propios problemas de salud mental. Para reducir eficazmente las tasas de trastornos de salud mental en los estadounidenses mayores, la comunicación abierta sobre la salud mental junto con asistencia financiera y/o tecnológica para acceder a recursos como la terapia en línea puede ser la clave.


Si usted o un ser querido está luchando contra la depresión, la ansiedad u otro trastorno de salud mental, visite Sitio web de The Hub, visite CT Stronger para obtener recursos para adultos mayores o llame a


La línea de ayuda nacional de SAMHSA al 1-800-662-HELP para obtener información y referencias.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page