top of page
Buscar

Desempacar el trauma: es más común de lo que piensas



Trauma es una palabra que a menudo evoca imágenes de eventos catastróficos, zonas de guerra o experiencias desgarradoras. Sin embargo, el trauma no se limita a estos escenarios extremos. Es un espectro de experiencias que pueden afectar a cualquier persona, independientemente de sus antecedentes o circunstancias. Lea para obtener más información sobre el trauma y su posible impacto.



El trauma es la respuesta emocional y psicológica a un evento angustioso o perturbador. Puede manifestarse de varias maneras y afectar a los individuos de manera diferente. Si bien muchos asocian el trauma con experiencias graves como accidentes, agresiones o desastres naturales, es esencial comprender que el trauma existe en un espectro. Abarca una amplia gama de experiencias, tanto grandes como pequeñas, que pueden tener un impacto duradero en nuestro bienestar mental y emocional. La mayoría de las personas ni siquiera se dan cuenta de que han experimentado un trauma en su vida.


El trauma puede surgir de una variedad de experiencias y puede sucederle a cualquiera en cualquier momento. Algunos Las fuentes comunes de trauma incluyen:


  • Ser testigo o experimentar violencia

  • Estar involucrado o presenciar un accidente grave

  • Abuso físico, sexual o emocional

  • Asalto

  • Desastres naturales

  • Inestabilidad habitacional

  • Inseguridad alimentaria

  • Pobreza continua

  • Divorcio o ruptura grave

  • Consumo de sustancias

  • Pérdida de un ser querido, incluida una mascota

  • Evento médico

  • Discriminación

  • Guerra


¿Quién se ve afectado por el trauma?


La mayoría de las personas experimentan algún tipo de trauma en algún momento de sus vidas. De hecho más de dos tercios de los niños informan haber experimentado al menos un evento traumático en ese momento alcanzan los 16 años. En adultos, 60% de los hombres y 50% de las mujeres informan haber experimentado al menos un trauma en su vida. Cualquier persona puede sufrir un trauma, independientemente de su edad, género, raza, origen étnico o nivel socioeconómico. Algunas personas experimentan traumas en mayor proporción que otras, como las de comunidades históricamente marginadas.


El trauma es una experiencia común porque vivimos en un mundo que presenta muchos desafíos en la vida, como violencia, pobreza y desigualdad. Además, estamos constantemente expuestos a imágenes traumáticas a través del uso de los medios. Estos factores crean un ambiente hostil que puede provocar un trauma en cualquier persona.


Si bien el trauma puede ser universal, eso no significa que deba minimizarse o ignorarse. Decir cosas como “todo el mundo tiene un trauma” puede minimizar los efectos del trauma en quienes realmente sufren. También puede hacer que las personas sientan que sus experiencias no son tan importantes o que están reaccionando de forma exagerada, lo que puede resultar invalidante. Cuando invalidamos o minimizamos el daño del trauma, algunas personas pueden ignorar los efectos negativos que podrían estar causándoles una angustia grave. También puede perpetuar el estigma contra la salud mental e impedir que las personas busquen tratamiento. Las personas que han experimentado un trauma merecen ser escuchadas y apoyadas.



Un error común es creer que el trauma sólo resulta de eventos catastróficos que alteran la vida. En realidad, puede ser algo tan aparentemente normal como la pérdida de una querida mascota, el fin de una relación a largo plazo o un cambio repentino en las circunstancias de la vida. Estos traumas "más pequeños" pueden acumularse y crear cicatrices emocionales duraderas que afectan nuestra vida diaria y nuestra salud mental en general. El trauma es un espectro y puede afectar a personas de todos los orígenes, sin importar cuán grande o pequeño sea el evento. No existe un tipo de trauma que sea más o menos grave que otro. Lo que más importa es cómo cada persona experimenta el trauma y cómo aprende a afrontarlo y gestionarlo. Existen diferentes tipos de traumatismos, que se pueden clasificar de la siguiente manera:


  • Trauma agudo: se trata de un evento único y traumático, como un accidente automovilístico, un desastre natural o una agresión sexual.

  • Trauma crónico: se trata de una exposición repetida o prolongada a un trauma, como abuso o negligencia infantil.

  • Trauma complejo: se trata de una combinación de trauma agudo y crónico y, a menudo, provoca problemas mentales y emocionales importantes y duraderos.


Otros tipos de trauma incluyen:


  • Trauma del desarrollo: es un trauma que ocurre durante la niñez, como abuso emocional, negligencia o acoso.

  • Trauma indirecto: es un trauma que experimenta alguien que está expuesto al trauma de otra persona, como un terapeuta que trabaja con supervivientes de traumas.

  • Trauma colectivo: es un trauma que experimenta un grupo de personas, como una nación o una comunidad.

  • Trauma generacional: se trata de un trauma psicológico y emocional que se transmite de una generación a otra y puede ser causado por la guerra, el genocidio, la pobreza y el abuso.



Las reacciones de estrés traumático pueden afectar a personas, familias y comunidades, aunque no todas las personas que experimentan un evento traumático tendrán efectos negativos duraderos. Las reacciones al estrés traumático son personales y pueden variar según el sistema de apoyo de una persona, las experiencias traumáticas previas, la resiliencia y el acceso al tratamiento. Cada uno responde al trauma de manera diferente. Algunos pueden experimentar pocos síntomas durante un período de tiempo más corto, mientras que otros pueden experimentar síntomas extremos que nunca se resuelven. La gravedad de los síntomas del trauma también puede depender del tipo y la duración del trauma. Algunos efectos comunes del trauma incluyen:


  • Efectos emocionales:

    • Ansiedad

    • Depresión

    • Miedo

    • Culpa

    • Irritabilidad

    • Cambios de humor

    • Pesadillas

    • Retrospectivas

    • Evitar recordatorios relacionados con el trauma


  • Efectos en el comportamiento:

    • Uso/mal uso de sustancias

    • Autolesiones

    • Pensamientos o intentos suicidas

    • Comportamientos de riesgo

    • Hipervigilancia

    • Retirada de actividades sociales

    • Incapacidad para experimentar placer

    • Dificultad para concentrarse

    • Dificultad para dormir


  • Efectos físicos:

    • Dolores de cabeza

    • Dolores de estómago

    • Fatiga

    • Tensión muscular

    • Dolor

    • Problemas para dormir

    • Aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial


El trauma puede tener un impacto a largo plazo en la salud física y mental de una persona. Las personas que sufren un trauma tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer. También puede provocar trastornos traumáticos crónicos, como el trastorno de estrés postraumático (TEPT) o el trastorno de estrés postraumático complejo (CPTSD), y puede afectar gravemente el desarrollo infantil si se experimenta a una edad temprana.




Cuando el trauma no se aborda, no desaparece simplemente. En cambio, persiste y a menudo conduce a una variedad de problemas de salud mental. Las personas que han experimentado un trauma pueden encontrarse luchando contra la ansiedad, la depresión o incluso el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Estas condiciones pueden afectar significativamente su calidad de vida.


Para controlar el dolor y la angustia causados por un trauma no abordado, las personas pueden recurrir a mecanismos de afrontamiento poco saludables, como el abuso de sustancias, conductas autodestructivas o incluso trabajar demasiado. Estas estrategias de afrontamiento pueden brindar un alivio temporal, pero en última instancia pueden empeorar los efectos a largo plazo del trauma.


El trauma no tratado también puede continuar con ciclos de dolor y disfunción. Por ejemplo, las personas que han experimentado un trauma pueden tener dificultades para formar relaciones saludables o ponerse demasiado a la defensiva, alejando a quienes se preocupan por ellos. Esto puede aislarlos aún más y aumentar sus luchas emocionales. Un trauma no resuelto puede hacer que una persona se sienta amenazada mucho después de que ocurra el incidente, y la curación de este trauma puede llevar mucho tiempo.


Curación del trauma


No existe una única forma correcta de curarse de un trauma. Es importante recordar que el trauma no es un signo de debilidad o fracaso. Es una reacción normal ante un evento anormal. Si ha experimentado un trauma, no está solo. Hay ayuda disponible . Un terapeuta puede ayudarlo a comprender su trauma y desarrollar mecanismos de afrontamiento saludables para controlar sus síntomas. Existen muchas formas de terapia específicas para el tratamiento del trauma que pueden resultar útiles:



El mejor tipo de tratamiento traumatológico para usted dependerá de sus necesidades y preferencias individuales.


Si conoce a alguien que ha sufrido un trauma, es importante que sea paciente y comprensivo. Recuperarse de un trauma lleva tiempo y puede ser un proceso largo y difícil. A continuación se muestran algunas formas de apoyar a alguien que ha experimentado un trauma:


  • Escuchar sin juzgar

  • Hazles saber que crees en ellos

  • Ofrecer apoyo y aliento

  • Ayúdalos a encontrar recursos y apoyo profesional si lo necesitan

  • Respeta sus límites

  • Consulta con ellos de vez en cuando para ver cómo se las están arreglando


También es importante ser consciente de sus propios factores desencadenantes y cuidarse. Si se siente abrumado, tómese un descanso de la conversación y busque el apoyo de un amigo, familiar o profesional de salud mental.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Σχόλια


bottom of page